La naranja en los cuadros del Museo del Prado

Cuadro Unas naranjas de Eduardo cortes y cordero

Hablamos de la naranja y nos parece que es algo de lo que disfrutamos ahora, pero como bien sabemos, lleva siglos en la mesa espa├▒ola gracias a las tierras valencianas… y, como no pod├şa ser de otra manera, tambi├ęn lleva cientos de a├▒os en la pintura: fiel reflejo de la cultura de un pa├şs. Muchos de los cuadros del Museo del Prado retratan la naranja y, por ende, lo que hace es mostrar una parte de la historia de la gastronom├şa espa├▒ola.

En la naranja, como estos cuadros muestran, la ├║nica perfecci├│n est├í en el sabor… Da un gran placer ver los variados colores con los que se representan a lo largo del tiempo y los estilos y tonalidades con los que les dan vida en el ├│leo: enteras, peladas, en gajos, en racimo, con hojas… todo vale a la hora de que tomen forma y realidad.

Este es un peque├▒o paseo art├şstico por la historia de la naranja para disfrute de los aficionados a comerlas y, por qu├ę no, verlas. Comienza en el Barroco, en el siglo XVII, cuando el bodeg├│n, la naturaleza muerta, comienza a tomar fuerza en los trabajos pict├│ricos. Posteriormente, se suma al costumbrismo que lleva a los autores a introducir la naranja en los cuadros como un elemento social m├ís, secundario, pero sin duda relevante, porque estaba ah├ş.

Hemos seleccionado algunas obras, que nos vienen que ni pintadas, pero no las encontraremos solo en el museo, podemos ver algunas en otras instituciones a las que el Prado las ha cedido para que la expongan. Todos los cuadros están enlazados a un ficha más completa de la página web de la institución, para aquellos que quieran descubrir más sobre la naranja en los cuadros del Museo del Prado para y los autores.

Mesa, de Cornelis de Heem (1670)

Hijo de┬áJan Davidsz de Heem┬á(1606┬áÔÇô┬á1684), uno de los m├ís grandes pintores holandeses barrocos de┬ánaturalezas muerta, pertenece a una saga de autores especializados en el bodeg├│n y las naturalezas muertas. A menudo se confunden obras suyas con las de sus hermanos pintores, aunque su trabajo se caracteriza por un tama├▒o peque├▒o, tonos azul oscuro que lo alejan del estilo paterno. No est├í expuesto en la actualidad.

Bodeg├│n con naranjas, melero, cajas de dulces y sand├şas, de Luis Egidio Mel├ęndez (Hacia 1760)

Nacido en Italia, pero de familia espa├▒ola y con padre y t├şo pintores, se form├│ con Louis-Michel van Loo. Su trabajo se considera sobrio, era un gran dibujante y destaca su faceta realista perfeccionista. Se expone en la sala 088 del museo.

La merienda, de Francisco de Goya y Lucientes, (1776).

Goya tambi├ęn la represent├│ en este ├│leo, cart├│n para tapiz, en el que uno majos, junto al Manzanares brindan por la naranjera que se les ha acercado con su mercanc├şa. Su costumbrismo nos revela como el c├ştrico era parte de la cultura gastron├│mica del pa├şs.  Lo encontraremos en la sala 086 del museo.

La naranjera y un majo junto a la Fuente del Abanico, de Jos├ę del Castillo (1779)

Nacido en una familia modesta se form├│ en Espa├▒a e Italia, con Corrado Giaquinto. M├ís conocido por su trabajo en temas religiosos, trabaj├│ en la Real F├íbrica de Tapices de Santa B├írbara y evolucion├│ al encanto popular, que recuerdan a las primeras etapas de Goya. Esta obra est├í expuesta en el Museo de Historia de Madrid.

Bodeg├│n con naranjas, mel├│n y cajas de dulces, de Luis Egidio Mel├ęndez (Tercer cuarto del siglo XVIII)

Nacido en Italia, pero de familia espa├▒ola y con padre y t├şo pintores, se form├│ con Louis-Michel van Loo. Su trabajo se considera sobrio, era un gran dibujante y destaca su faceta realista perfeccionista. Pertenece a una serie de bodegones que realiz├│ para el Gabinete de Historia Natural del Pr├şncipe de Asturias (futuro Carlos IV). Se expone en la sala 088 del museo.

Un ramo de naranjas, de Rafael Romero Barros (1861).

No est├í expuesto, as├ş que s├│lo podemos verlo actualmente en la p├ígina web del museo. El autor es rom├íntico y costumbrista es el padre de Julio Romero de Torres. El cuadro pertenece a su etapa sevillana.

Naranjas y limones, de Antonio Mensaque y Alvarado (1862)

Especializado en bodegones, el autor fue disc├şpulo de Joaqu├şn Dom├şnguez B├ęcquer y aprendi├│ en la Escuela de Bellas Artes de Sevilla. Frutas, flores y peces fueron Se dedic├│ principalmente a la pintura de frutas, verduras, flores y peces se convirtieron en el foco de su trabajo en esta disciplina. Este cuadro se encuentra en dep├│sito en el Museo del Romanticismo.

Unas naranjas, de Eduardo Cort├ęs y Cordero (1872).

Desarroll├│ su carrera en Espa├▒a, aunque tambi├ęn pas├│ por Par├şs. Con este cuadro concurs├│ en la Exposici├│n Nacional de Bellas Artes y el Estado lo compr├│. En 1887 entr├│ como acad├ęmico en la Real de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungr├şa de Sevilla. Este cuadro se encuentra en dep├│sito en el Museo de Arte de Gerona.

Y si despu├ęs de ver estos cuadros te apetece comer naranjas… ya sabes d├│nde encontrar├ís las mejores de Valencia.