Variedades de Mandarinas en NaranjasLU

Cajas de Mandarinas de NaranjasLU

En NaranjasLU, a lo largo de toda la temporada ofrecemos distintos variedades de mandarinas a nuestros clientes. La razón es sencilla: el campo manda y cada una de ellas tiene una época y una duración muy concreta. En resumen, para ofrecer un gran producto a lo largo de todo el año, cultivamos en nuestros huertos distintas variedades, todas ellas premium.

¿Mandarina o clementina?

Mandarina y clementina son distintas variedades de plantas que surgen del naranjo. Y, en el mercado, se ha adoptado el nombre genérico de mandarina para ambas. Y sí, una clementina no es una mandarina estricta o científicamente hablando. De hecho, hoy en día, es difícil encontrar mandarinas puras.

Hay muchas razones para ello. No obstante, destacan que las mandarinas suelen tener pipos; son más ácidas que las clementinas; y son mucho más difíciles de pelar, porque su piel está pegada al gajo.

De cualquier forma, no podemos quitar mérito al mandarino, lleva ya dos milenios cultivándose; mientras que el clementino fue descubierto en siglo XIX por el padre Clement Rodier en Argelia.

Algunos datos sobre la clementina

Las clementinas crecen en los clementineros o Citrus clementina, un híbrido natural del mandarino o Citrus deliciosa y el naranjo o Citrus sinensis. Las características más generales de su fruto son que su piel, fina, es de un naranja rojizo y tiene una forma esférica aplanada.

Nutricionalmente hay que destacar es que son ricas en vitamina A y C. Al comer dos de ellas al día, nos proporcionan la cantidad diaria necesaria de esta última. Y, más aún,tienen ácido fólico y potasio -necesario para la recuperación muscular – y facilitan la absorción del hierro de los alimentos.

¿Qué tipo de clementinas cultivamos?

En NaranjasLU cultivamos cuatro variedades de clementinas que son fáciles de pelar, no tienen semillas y son muy dulces. En resumen, todas ellas son perfectas para el hogar y sí, solo servimos en temporada.

Clementinas Oronules

  • Nombre: Oronules/ Clementina Oronules
  • Recolección: de principios de Octubre a principios de Noviembre.
  • Características: Frutos de tamaño pequeño y color rojizo intenso.
  • Descripción: De pulpa tierna, con mucho zumo -ideal para gajos y zumos-. Así mismo, tiene un sabor muy agradable: el ácido y el dulce están muy equilibrados. Muy fácil de pelar con la mano.
  • Procedencia: es una mutación natural de la Clementina fina, que se descubrió en Nules (Castellón) en 1970.

Clementina Clemenpons

  • Nombre: Clemenpons
  • Recolección: de mediados de Octubre a mediados de Noviembre.
  • Características: Frutos de forma redonda y algo amarillentos.
  • Descripción: Excelente sabor, muy dulces, con piel fina y lisa.
  • Procedencia:  una mutación natural de la variedad Clemenules que se descubrió Pego (Alicante).

Clementina Clemenules

  • Nombre: Clemenules /Clementina Clemenules /Nulesina/Clementina Reina/Clementina Victoria.
  • Recolección: De mediados de Noviembre a finales de Diciembre
  • Características: Fruto de tamaño medio, circular achatado, y sin semillas.
  • Descripción: De agradable sabor, con pulpa fundente que deja residuos al comerla, deliciosa. La piel, naranja claro y pinceladas verdes, es muy sencilla de quitar . En la misma línea que otras clementinas, tiene mucho zumo , algunos dicen que es la mejor para ello.
  • Procedencia: es una mutación espontánea de la Clementina fina, que se descubrió en Nules (Castellón) en 1953.

Clementina Hernandina

  • Nombre: Hernandina
  • Recolección: De Enero a finales de Febrero.
  • Características: Frutos de tamaño medio, forma ligeramente achatada, naranja intenso.
  • Descripción: De piel fina y fácil de quitar, no es nada ácida, y sí muy dulce con una pulpa jugosa. Es importante señalar que se la considera el bombón de las clementinas, gourmet.
  • Procedencia: surgió de la mutación espontánea de la Clementina Fina. Se descubrió en Picassent (Valencia), en 1966.

Calendario Anual de Mandarinas

OCTNOVDICENEFEB
ORONULES

CLEMENPONS

CLEMENULES

HERNANDINAS
SÍ

SÍ
SÍ

SÍ


SÍ




SÍ






SÍ






SÍ
CALENDARIO DE VARIEDADES DE MANDARINAS EN NARANJASLU

Receta Tradicional de Flan de Naranja Casero

Fotografía de la receta de flan de naranja de NaranjasLU

Actualmente, el flan en todas sus variedades parte de una mezcla de huevos, leche y azúcar que se modifica a gusto del consumidor e incluso la cultura gastronómica del país. Con esta base se añaden otros ingredientes como fruta o especias para evolucionar su sabor, como nuestra receta de flan de naranja.

Si viajamos un poco en el tiempo, sus orígenes son más remotos que la época romana, aunque es de un recetario de ellos de donde obtenemos la receta, eso sí, sin azúcar que lo hace sensiblemente distinto, no por el dulzor -ponían miel- sino por el adorado caramelo.

Era la tyropatina que nos describe el gastrónomo más conocido de esta época Caius Apicius y en el que vemos que aporta un interesante el toque de pimienta a esta fórmula que heredaron o tomaron prestada del recetario griego.

La Edad Media la recuperó en los recetarios gracias a la Cuaresma, convirtiéndola en un plato tradicional de ella: nutritivo y energético. Y, sí, ya en esa época le añadían el azúcar para endulzar.

A lo largo del tiempo, el flan ha evolucionado, como han evolucionado los paladares, por eso lo encontramos en su realización nuevos ingredientes como queso, vainilla… o naranja, como el nuestro. Esta es una receta para hacer un flan perfecto de naranja para 4 personas, esperamos que os guste.

Ingredientes del flan de naranja

Ingredientes para el flan

  • 500 ml de leche
  • 4 huevos
  • 60 g de azúcar
  • 1 rama de canela
  • Piel rallada de media naranja

Ingredientes para el caramelo

  • 60 g de azúcar
  • 2 cucharadas soperas de zumo de naranja
  • 1 cucharada sopera de agua
Ingredientes para hacer un flan de naranja casero

Cómo preparar nuestro flan de naranja

El caramelo:

  1. Echar en un cazo el azúcar, el agua y el zumo de naranja .
  2. Cocer a fuego medio hasta que se disuelva el azúcar.
  3. Calentar hasta ver un caramelo rubio, ligeramente dorado.
  4. Sacar del fuego.
  5. Repartir el caramelo en 4 moldes de flan individuales o uno grande. La forma correcta es hacer movimientos circulares que impregnen el fondo y las paredes.
  6. Dejar enfriar.

El flan:

  1. Preparar un cazo con la leche, la piel de naranja y la canela troceada.
  2. Llevarlo a ebullición y sacarlo del fuego
  3. Tapar el cazo y dejarlo reposar un cuarto de hora.
  4. Precalentar el horno ( a unos 150 grados)
  5. Batir los huevos y el azúcar hasta obtener una crema homogénea
  6. Añadir la leche a través de un colador fino y no dejar de batir.
  7. Echarlo en la o las flaneras.
  8. Colocar el o los moldes en una fuente de horno con unos dos cm de agua.
  9. Hornear 45 minutos a 150 grados en el horno precalentado.
  10. Sacarlos y dejarlos enfriar dos horas.

Cómo presentar nuestro flan de naranja

  1. Coger las flaneras y colocarlas en una fuente con agua caliente medio minuto.
  2. Colocar uno o cuatro platos, dependiendo de las flaneras elegidas.
  3. Desmoldar los flanes sobre los platos.
  4. Colocar unas hojitas de menta encima.
  5. Si es del gusto, añadir una borla de nata montada.
  6. Servir el postre.

Recetas de antiguas de cocina hechas con naranjas

Ilustración de cocina antigua de Ray Shewsberry

A lo largo de los siglos, la naranja ha sido parte activa de la gastronomía nacional y, si bien no ha sido protagonista, sí ha sido actriz secundaria de relevancia en muchas de las recetas antiguas de cocina.

Las naranjas amargas eran protagonistas en las recetas antiguas

Sabemos que etimológicamente su nombre procede del término del sánscrito narang -aunque este idioma adaptó de otro por aún por determinar- y nos llegó porque pasó al persa, luego al árabe y, finalmente, al español.

Y es que fueron los árabes quienes introdujeron la naranja amarga o citrus aurantium en España, con fines medicinales y aromáticos, aunque poco a poco, el fruto de estos árboles comenzó a participar en la cocina.

Las naranjas amargas se consideraban un aderezo más en los recetarios antiguos y como tal se usaban mucho, tanto para los platos de pescado como los de carne, además se utilizaba para hacer exquisitas mermeladas de naranja (de las que aún seguimos disfrutando como ya os contamos).

En las recetas de pescado usaban algunas rodajas para ponerlo al horno o lo regaban con su zumo, al igual que con las carnes, mientras que los escabeches eran perfeccionados en sabia combinación con los limones.

En la actualidad, el cocinero Paco Morales, en su restaurante Noor -basado en la indagación en los sabores tradicionales-, es uno de los paladines para recuperar ese sabor en la gastronomía patria, de devolvernos las recetas antiguas de cocina.

La llegada de las naranjas dulces a la península

No sería en el siglo XVI, cuando Portugal, de la mano de Vasco de Gama, nos traería la citrus sinensis (la naranja que conocemos) y la citrus reticulata (la mandarina) ambas de sabor dulce, como nos cuenta María Ángeles Pérez Samper en su libro Comer y beber. Una historia de la alimentación en España.

Tardarían muchos siglos en desbancar a la naranja agria en los recetarios, como vemos en algunas recetas antiguas con naranjas que hemos recuperado.

Helado de flor de naranja, de El Practicón de Ángel Muro

Portada del libro el Practicón de Ángel Muro

Se toman ocho onzas* de flor de naranja y doce de azúcar, que se delíen con dos azumbres de agua; después se echa hirviendo sobre las flores de naranja puestas en una vasija, se tapan bien y se dejan así en infusión por espacio de seis horas; se pasa por un tamiz y se hiela.

Esta receta la encontramos en el El Practicón. Tratado completo de cocina al alcance de toros y aprovechamiento de sobras (1894) de Ángel Muro, que fue un gastrónomo reputado o cocinólogo -como lo denominó Xavier Domingo- . Hasta antes de la Guerra Civil Española, este era el libro más consultado por los amantes de la buena mesa, tuvo 34 ediciones. Destacó como conferenciante en la materia y es un referente indiscutible en lo que se refiere a la gastronomía española que lo mencionan en todos sus tratados.

*Una onza son 28,70 gramos. Ocho onzas son unos 230 gr. Doce onzas son unos 350 gr. Una azumbre son 2,016 litros y dos unos cuatro litros.

Naranjas acarameladas, de La cocina práctica de Picadillo

Portada del libro La cocina práctica de Picadillo

Una vez mondadas las naranjas se dividen en cuatro partes cada una. Se dejan de esta forma durante dos horas para que se sequen, y se meten después en un almíbar a punto de carmelo, sacandolas con cuidado y colocándolas en una fuente para que se sequen y acaramelen. Una vez conseguido esto, se sirven formando una pirámide.

Con este libro, La cocina práctica (1903), Manuel María Puga y Parga -alías Picadillo-, consiguió un gran éxito y fue, por cierto prologado por Emilia Pardo Bazán. Es, de alguna manera, su reivindicación de la cocina patria frente al afrancesamiento que se producía en las mesas de la alta sociedad. Aseguraba haber probado antes todas las recetas que recogió en su libro de las cuales era mero notario. Y como el mismo dice en el prólogo: «Mi libro está dedicado a la vida ordinaria de las familias; tiene por objeto la preparación de platos de consumo corriente y casi diario. En él se encontraran fórmulas sencillas y concretas para toda clase de alimentos; todas ellas, como ya he dicho, experimentadas y de resultados seguros.» Pues eso.

Salsa de naranjas agrias, de La cocina española antigua de Emilia Pardo Bazán

Portada de la cocina española antigua de Emilia Pardo Bazán

Medio vaso de caldo, otro tanto de jugo, unas cuantas tiras de corteza de naranja agria, una cucharada de fina manteca amasada con una pulgarada de harina, sal y pimienta gorda. Se incorpora bien la mezcla a la lumbre, y al retirarla se rocía con el zumo de una naranja agria.

De la mano de la gran condesa de Pardo Bazán, Doña Emilia, llega esta antigua receta perfecta para acompañar carnes en La cocina española antigua (1913). Aunque es bien conocida como novelista, Pardo Bazán desarrolló otras facetas con gran ímpetu como las de gastrónoma, periodista o feminista (esta colección de libros iba dirigida a ellas para mejorar su cultura) que entrelazó. Sin duda, es un referente histórico y literario nacional y en la cocina, ya que a su esfuerzo por recopilar el recetario del país en distintas publicaciones le debemos la memoria de nuestras cocinas del siglo pasado, que ella misma definió como documento etnográfico de gran importancia. Como bien decía «Hay platos de nuestra cocina nacional que no son menos curiosos ni menos históricos que una medalla, un arma o un sepulcro».

La naranja en los cuadros del Museo del Prado

Cuadro Unas naranjas de Eduardo cortes y cordero

Hablamos de la naranja y nos parece que es algo de lo que disfrutamos ahora, pero como bien sabemos, lleva siglos en la mesa española gracias a las tierras valencianas… y, como no podía ser de otra manera, también lleva cientos de años en la pintura: fiel reflejo de la cultura de un país. Muchos de los cuadros del Museo del Prado retratan la naranja y, por ende, lo que hace es mostrar una parte de la historia de la gastronomía española.

En la naranja, como estos cuadros muestran, la única perfección está en el sabor… Da un gran placer ver los variados colores con los que se representan a lo largo del tiempo y los estilos y tonalidades con los que les dan vida en el óleo: enteras, peladas, en gajos, en racimo, con hojas… todo vale a la hora de que tomen forma y realidad.

Este es un pequeño paseo artístico por la historia de la naranja para disfrute de los aficionados a comerlas y, por qué no, verlas. Comienza en el Barroco, en el siglo XVII, cuando el bodegón, la naturaleza muerta, comienza a tomar fuerza en los trabajos pictóricos. Posteriormente, se suma al costumbrismo que lleva a los autores a introducir la naranja en los cuadros como un elemento social más, secundario, pero sin duda relevante, porque estaba ahí.

Hemos seleccionado algunas obras, que nos vienen que ni pintadas, pero no las encontraremos solo en el museo, podemos ver algunas en otras instituciones a las que el Prado las ha cedido para que la expongan. Todos los cuadros están enlazados a un ficha más completa de la página web de la institución, para aquellos que quieran descubrir más sobre la naranja en los cuadros del Museo del Prado para y los autores.

Mesa, de Cornelis de Heem (1670)

Hijo de Jan Davidsz de Heem (1606 – 1684), uno de los más grandes pintores holandeses barrocos de naturalezas muerta, pertenece a una saga de autores especializados en el bodegón y las naturalezas muertas. A menudo se confunden obras suyas con las de sus hermanos pintores, aunque su trabajo se caracteriza por un tamaño pequeño, tonos azul oscuro que lo alejan del estilo paterno. No está expuesto en la actualidad.

Bodegón con naranjas, melero, cajas de dulces y sandías, de Luis Egidio Meléndez (Hacia 1760)

Nacido en Italia, pero de familia española y con padre y tío pintores, se formó con Louis-Michel van Loo. Su trabajo se considera sobrio, era un gran dibujante y destaca su faceta realista perfeccionista. Se expone en la sala 088 del museo.

La merienda, de Francisco de Goya y Lucientes, (1776).

Goya también la representó en este óleo, cartón para tapiz, en el que uno majos, junto al Manzanares brindan por la naranjera que se les ha acercado con su mercancía. Su costumbrismo nos revela como el cítrico era parte de la cultura gastronómica del país.  Lo encontraremos en la sala 086 del museo.

La naranjera y un majo junto a la Fuente del Abanico, de José del Castillo (1779)

Nacido en una familia modesta se formó en España e Italia, con Corrado Giaquinto. Más conocido por su trabajo en temas religiosos, trabajó en la Real Fábrica de Tapices de Santa Bárbara y evolucionó al encanto popular, que recuerdan a las primeras etapas de Goya. Esta obra está expuesta en el Museo de Historia de Madrid.

Bodegón con naranjas, melón y cajas de dulces, de Luis Egidio Meléndez (Tercer cuarto del siglo XVIII)

Nacido en Italia, pero de familia española y con padre y tío pintores, se formó con Louis-Michel van Loo. Su trabajo se considera sobrio, era un gran dibujante y destaca su faceta realista perfeccionista. Pertenece a una serie de bodegones que realizó para el Gabinete de Historia Natural del Príncipe de Asturias (futuro Carlos IV). Se expone en la sala 088 del museo.

Un ramo de naranjas, de Rafael Romero Barros (1861).

No está expuesto, así que sólo podemos verlo actualmente en la página web del museo. El autor es romántico y costumbrista es el padre de Julio Romero de Torres. El cuadro pertenece a su etapa sevillana.

Naranjas y limones, de Antonio Mensaque y Alvarado (1862)

Especializado en bodegones, el autor fue discípulo de Joaquín Domínguez Bécquer y aprendió en la Escuela de Bellas Artes de Sevilla. Frutas, flores y peces fueron Se dedicó principalmente a la pintura de frutas, verduras, flores y peces se convirtieron en el foco de su trabajo en esta disciplina. Este cuadro se encuentra en depósito en el Museo del Romanticismo.

Unas naranjas, de Eduardo Cortés y Cordero (1872).

Desarrolló su carrera en España, aunque también pasó por París. Con este cuadro concursó en la Exposición Nacional de Bellas Artes y el Estado lo compró. En 1887 entró como académico en la Real de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría de Sevilla. Este cuadro se encuentra en depósito en el Museo de Arte de Gerona.

Y si después de ver estos cuadros te apetece comer naranjas… ya sabes dónde encontrarás las mejores de Valencia.

¿Qué significa estar certificado como I.G.P. Cítricos Valencianos?

Logo de Indicación Geográfica Protegida Cítricos Valencianos

Recientemente hemos sido certificados como IGP Cítricos Valencianos, esto ratifica el origen y la calidad de los productos que vendemos en NaranjasLU.

¿Qué significa IGP?

Una Indicación Geográfica Protegida (IGP) garantiza la procedencia de un producto, su trazabilidad, asegura al consumidor que procede de un país o una región. ¿Por qué? Porque determinados productos tienen unas características que pueden atribuirse, como en este caso, a la tierra de labranza, a su origen geográfico, en este caso la Comunidad Valenciana, con gran reputación por sus cítricos. Su producción o elaboración tiene lugar donde señala su etiqueta IGP.

¿Quién otorga la IGP Cítricos Valencianos?

En este caso, un Consejo Regulador, formado por 15 vocales representantes del sector citrícola de la Comunidad Valenciana. Eligen producciones de cítricos (naranjas, mandarinas y limones) de esta región, una serie de términos municipales en las provincias de Castellón, Valencia (Genovés, dónde está NarajasLU) y Alicante. Estas regiones abarcan más de 180.000 hectáreas y son terrenos aptos para estos cultivos.

¿Qué significa esta IGP para el consumidor?

Todos los agricultores inscritos en su registro ofrecen productos procedentes de la mencionada zona.

¿Qué significa el vínculo con del producto con la zona?

Como podemos leer en el pliego de condiciones en la I.G.P. Cítricos Valencianos la zona proporciona y desvela dos vínculos por el carácter específico de la zona geográfica:

Histórico

«De todas las zonas citrícolas del mundo, es la Comunidad Valenciana donde el cultivo de los frutos cítricos tiene la tradición más arraigada. Se tiene referentes históricos muy antiguos de la presencia y conocimiento del cultivo de los cítricos en la zona valenciana. Ya Francesc Eiximenis (1340-1409), en el Regiment de la Cosa Pública, se refiere la existencia de huertos de naranjas y limones refiriéndose a las bellezas de Valencia.

Müntzer, en su obra Viaje por España y Portugal (1494), comenta al hablar de Valencia «fecundisima en naranjas, limones, cidros y otros innumerables frutales». Añade «nos llevan a ver la huerta de la ciudad, que está excelentemente plantada de limoneros, naranjas, cidros y palmeras». Laguna, en su traducción de la obra Dioscórides
Tratado de Medicina (1570), ofrece datos sobre las naranjas y los limones y dice que «los valencianos llaman toronja a la naranja». El botánico Cabanilles a finales del siglo XVIII ya habla de «la producción de 4.000 tahullas de naranjas
de la China que rinden más que otra cosecha».

Las primeras plantaciones comerciales para el consumo en fresco datan de finales del siglo XVIII . A lo largo de tiempo se han ido ampliando hasta alcanzar en la actualidad una superficie de unas 85.000 has. de naranjos, 83.000 has. de mandarinos y unas 15.000 has. de limoneros.

Esta amplísima extensión ha permitido desarrollar unas técnicas y una cultura específica: basada en la óptima adaptación de este cultivo al entorno agroclimático y en la calidad de las producciones obtenidas.

Natural

En la Comunidad Valenciana la pluviometría disminuye de norte a sur: desde unos 450 mm en el norte de Castellón hasta menos de 300 mm en el sur de Alicante.

El cultivo de los cítricos en la Comunidad Valenciana se extiende a sus tres provincias, es decir, Alicante, Valencia y Castellón. Aunque tradicionalmente las zonas productoras se localizaban en los litorales y en los valles de los ríos
por el riesgo de heladas en las zonas de interior.

Actualmente, debido a que las condiciones climatológicas han variado, las zonas de interior se han convertido en también en lugares idóneos para el cultivo de los cítricos debido fundamentalmente a que los inviernos son suaves, los veranos no muy cálidos, y es característico que se producen diferencias térmicas bien definidas durante el día y la noche, los vientos no son cálidos ni tampoco secos.

Portokalopita: Pastel de Yogur Griego y Naranjas

Portokalopita: Pastel de Yogur Griego y Naranjas. Entero

Entre nuestros clientes contamos con Carmen López Farinós que, en las Rezetas de Carmen, inventa, recompone y revisita recetas para deleite de sus seguidores. Esta vez ha utilizado las nuestras con este Portokalopita o pastel de yogur griego y naranja. 

Sobre los Ingredientes

Si miramos en Internet encontraremos múltiples variables de esta receta, la alquimia del pastel depende de su autor.  Lo que no falla es:

  • Pasta filo
  • Naranjas
  • Yogur
  • Aceite de Oliva Virgen Extra (AOVE) 
  • Canela 
  • Azúcar
  • Levadura

Luego encontramos estos ingredientes en distintas combinaciones, no siempre presentes en las mismas cantidades y mezclas:

  • Huevos
  • Zumo de naranja
  • Ralladura de piel de naranja
  • Agua de azahar
  • Miel

Elegimos la receta de Carmen

He comparado media docena de recetas y vuelvo a la Carmen, ya que su fórmula es la que me parece la más prometedora. Siguiendo la máxima de “una imagen vale más que mil palabras”, su blog utiliza multitud de fotos para que no quepa duda de cómo se debe de hacer, y cuál es el resultado en cada paso de la receta .

Os recomiendo que la visitéis en su blog está bien organizado, lo que redunda en una mayor rapidez en ver las cosas que te interesan. A carmen le gustan las naranjas pues tiene varias recetas con naranjas. Y sabemos que le gustan porque en su segundo Cumpleblog convocó un concurso de recetas con naranjas…

Carmen. Muchas gracias por haber utilizado nuestras naranjas en esta magnífica receta.

Exprimidores de naranjas y otros cítricos

Naranja exprimida a mano de NaranjasLU

Cuando pensamos en un exprimidor, nuestro imaginario lo dibuja con una naranja encima. No lo podemos evitar y, aunque se usan para todo tipo de cítricos, son con ellas, al menos en España, con las que más los usamos -manuales o eléctricos- para obtener los jugos de desayunos, meriendas… En nuestro país tienen una relación cuasi amorosa, porque la naranja y su zumo recién exprimido es un básico.

Exprimidores clásicos

Los exprimidores se utilizan generalmente con los cítricos a los que se les puede exprimir para obtener su jugo, pero en proporción, se utiliza mucho más con las naranjas. Recuerdo el de la autora del blog El Calaixet de la Iaia, Maimen, que muestra en su recetas un aparato que lleva muchas batallas en la cocina, y según cuenta, la mayoría de ellas con naranjas como protagonistas. Yo uso el mismo modelo y aproximadamente cada tres años deja de funcionar, con una media de 12 naranjas exprimidas al día lo doy por bueno.

Volviendo al de Maimen, no lo he encontrado en Internet (ni  en coleccionistas, ni a la venta, ni en museos del fabricante). Fascinante ese adorno o refuerzo metálico que lo circunda, por eso pienso que lo debe tener muchos años en servicio. ¿Cómo le ha durado tanto?.

Este exprimidor Braun que usamos Maimen y yo, ahora resulta que el fabricante Braun ha vendido la línea de pequeños electrodomésticos para la cocina, al fabricante italiano De’Longhi. Espero que el nuevo propietario del modelo lo siga comercializando. No es publicidad encubierta, sencillamente, es que éste es el exprimidor que reina en las casas españolas. Entre los exprimidores probablemente este sea el que más tiempo lleva fabricándose. Este exprimidor fue diseñado por Dieter Rams y Jürgen Greubel para la firma BRAUN en 1972. Fue curiosamente diseñado para el mercado español, donde se empezó a comercializar en 1973.

En esto del diseño industrial, como por ejemplo los exprimidores, no todo lo que hacen los de renombre internacional funciona bien. Mi esposa me regalo un exprimidor, con el que pensaba que exprimir las naranjas con más rapidez, era de un conocido diseñador sueco, y este hombre no tuvo en cuenta que todas las naranjas no tienen el mismo tamaño, con lo que me encontré que las grandes no entraban en el exprimidor. Estos exprimidores, además tenía un defecto de fábrica, con lo que terminó sus días muy rápido.

El exprimidor que no exprime

Acabo de leer un artículo de Mirko Borsche, donde abomina del exprimidor Juicy Salif, diseñado por Philippe Starck. Dice Mirko, que la cocina acababa hecha un desastre cuando lo utilizaba, algo que no le ocurre cuando utiliza el Braun de toda la vida.

Este exprimidor Juicy Salif, lo recomiendan decoradores pero ningún cocinero. Como elemento decorativo puede valer pero como exprimidor no sirve. En este vídeo puedes ver el tiempo que se necesitaría para exprimir doce naranjas… funcional lo que se dice funcional no es. De hecho, el vídeo promocional de la página oficial, ni se atreven a exprimir. Eso sí, bonito es.

Muslos de Pollo con Naranjas y Mandarinas

Recetas de Muslos de Pollo con Naranjas y Mandarinas de Eva Style

Del blog ¡Huele Bien!, nos llega esta receta de Muslos de Pollo con Naranjas y Mandarinas. Tenemos que confesar no está hecha con nuestros productos -no están dentro de nuestra zona de entrega- pero es una gran receta.

Si Eva Style hubiese podido utilizarlas, no habría tenido que usar las de bote en almíbar,  que ya tienen un proceso que desfigura el sabor de cualquier producto, mucho más si hablamos de mandarinas.

Según Eva, lo hizo porque las que compro expresamente para hacer la receta, y participar en el Reto de Cocineros del Mundo,  no tenían la calidad que esperaba, y poder “sacarles el jugo”, nunca mejor dicho.

Trucos para aficionados lejos de tiendas

Cuando leo una receta y veo los ingredientes que se necesitan, no puedo dejar de pensar en los que viven en una población pequeña y no tienen acceso a uno o varios de los ingredientes que se necesitan.

Parece que la mayoría de cocineros que publican sus recetas en Internet viven en poblaciones grandes o cerca de ellas donde disponen de tiendas donde adquirir los ingredientes poco comunes.

Por ejemplo, uno de los ingredientes que Eva utiliza en esta receta es salsa inglesa, y con esta denominación si no la encontramos en nuestro pueblo, y se nos ocurre consultar en Internet como hacerla, nos encontraremos con variopintas recetas para su elaboración y uso, que a buen seguro no tienen nada que ver con la salsa que Eva ha utilizado.

Así es que si no encuentras todos los ingredientes, no dejes de probar estos muslos de pollo sin los ingredientes que te faltan, que a buen seguro estarán buenos.

Eso sí, pon los ingredientes que te faltan en tu lista de compras, para cuando vayas a la ciudad más cercana adquirirlos, y seguro que a ti se te ocurre añadirlos a alguno de los platos que elaboras.

Mermelada Casera de Naranja

Fotografía de Concha Martinez de la receta mermelada casera

Dentro del reto Cocineros del Mundo, de febrero de 2016, encontramos esta receta para los amantes de la mermelada casera. Se puede realizar de forma tradicional o con una Thermomix.

En la receta y los consejos de Concha Martínez, se alaban las cualidades de las naranjas naturales, como las nuestras. Una gran diferencia con aquellas que a menudo vienen de cámaras frigoríficas que pierden en ellas el sabor.

Naturales son las naranjas que te recogemos directas del árbol y te llegan en 24 horas desde que nos las pides y si realizas con ella tu confitura será de impresión su sabor.

No en vano las llamamos Naranjas Selectas: las seleccionamos una a una. Si Concha hubiese utilizado las nuestras tendría que haber puesto todavía menos azúcar.

En conclusión sobre la piel yo recomiendo otra solución con el fin de que se integre mejor con la pulpa, que no es otro que rallarla muy finamente.

Creo que se aprovecharán mejor los beneficios que aporta la piel para la salud y el cuerpo podrá absorber mejor los componentes de la piel

La autora la hace a su gusto, es decir, con menos azúcar que la receta original y me uno esta querencia por las cosas poco dulces.

En la variación más abajo el azúcar que recomiendo es el moreno: menos dulce, menos procesado y aporta un particular sabor a la mermelada. No obstante, son muchos lo que prefieren añadir un poquito más para contrarrestar el ácido, también es bienvenida esa vertiente.

Ingredientes de la mermelada de naranja casera

Sigue las indicaciones de Concha con nuestros ingredientes y tendrás algo distinto. En su blog encuentra muchas otras recetas.

Tajine de Codillos de Cordero con Naranja al Azafrán

Tajine de Codillos de Cordero con Naranja al Azafrán del Blog Entre 3 Fogones

La autora, Inma Garrido, presentó estos codillos de cordero al reto de Cocineros del Mundo de 2016 y ha conseguido que todos lo que lo ven saliven. Impresionante.

Ingredientes

  • Cuatro codillos de cordero
  • El zumo colado de dos Naranjas Selectas de Mesa de NaranjasLU.
  • Medio litro de caldo de cocido. ¡¡No utilice caldo de tetrabrik!!
  • Una cebolla morada.
  • Dos echalotes.
  • Dos zanahorias.
  • Un bulbo de hinojo.
  • Un par de hojas de laurel.
  • Dos clavos de olor.
  • AOVE.
  • Sal.
  • Pimienta blanca o negra, a gusto de la cocinera.
  • Tomillo, Orégano, Perejil, si los tienes frescos mucho mejor
  • Hebras de Azafrán.
  • Cilantro picado fresco.
  • Canela molida.

Si no tienes a mano un tajine utiliza una cazuela de barro, a ser posible con tapa también de barro y estarás muy cerca del tajine, y a una mala hazlo en una olla cualquiera, pues la receta merece la pena.

Los ingredientes comentados

Si los comensales son como cuatro de mis amigos, con cuatro codillos de cordero nos quedamos cortos, a no ser que antes hayan comido las Endivias Salteadas con Mejillones al Aroma de Naranja, otra receta de Inma Garrido, que hay que comer con cuchara, para no perderse el sabor del jugo que debe estar muy rico, y a mí me va muy bien pues soy de cuchara.

De una de las naranjas que vas a exprimir puedes pelar la parte más naranja de la piel dejando en la naranja la parte blanca, con lo que te permite exprimirla. Sobre la piel de la naranja puedes leer esto. De esa piel que has pelado reservas aproximadamente la mitad. Inma no dice nada al respecto pero es conocido que la parte blanca es amarga, lo que no quiere decir que sea mejor ni peor, y tal vez Inma  incluya ese pequeño toque amargo que puede proporcionar  la parte blanca de la piel de media naranja, (a lo mejor ni se nota).

De los ingredientes que te pueden faltar

Si en el lugar donde vives no encuentras cebolla morada pon cualquier cebolla que tengas a mano, claro que te perderás el antioxidante que posee la morada. De todas formas, el aspecto saludable de los alimentos solo se hace patente si se consumen regularmente.

Dos echalotes, y volvemos a la situación de la cebolla morada, así es que si no encuentras chalotas o echalotes mira si consigues cebolla tierna, y si no, sustituye con otra cebolla mediana.

Un bulbo de hinojo, que tampoco encuentras en tu pueblo, menos mal que el cordero es algo común en nuestra geografía y si te falta algún ingrediente seguro que lo disfrutarás igualmente. Bueno, parece ser que un poco de apio y otro poco de regaliz se asemejarían al sabor del bulbo de hinojo, (ninguna garantía en cuanto a la semejanza del sabor, pero también estará muy bueno)

Y dos clavos de olor, si no los tienes no pasa nada y tengo que decir que las proporciones que aconseja Inma en toda la receta, están muy equilibradas, pues el clavo si te pasas sobresale sobre todo lo otro, y no solo el olor si no el sabor.

Hebras de Azafrán. Si tienes suerte, podrás utilizar autentico azafrán de Castilla la Mancha, reconocido como el mejor del mundo, y el más caro obviamente, (que no te den gato por liebre, pues se comercializa azafrán importado que se hace pasar por el original).

El cilantro picado fresco, si no lo consigues esta vez, mira de conseguir semillas y cultívalo en una maceta para cuando repitas este plato, pues vale la pena, y si lo tienes seguro que lo incorporaras en otros platos.

Si quieres ver en detalle lo mejor es que mires en su blog.